Garantías de Debido Proceso
y Seguridad Jurídica

Salas lúdicas.

El artículo 93 fracción XI de la Ley de Derechos de Niñas, Niños y Adolescentes del Estado de Chiapas; establece que las autoridades que substancien procedimientos de carácter jurisdiccional o administrativo o cualquier acto de autoridad en los que esté relacionado una niña, niño y adolescente, de conformidad con su edad, desarrollo evolutivo, cognitivo y grado de madurez está obligadas a garantizar a niñas, niños y adolescentes entre otros requerimientos, destinar espacios lúdicos, de descanso y aseo para niñas, niños y adolescentes en los recintos en que se lleven a cabo procedimientos en que deban intervenir.

Las salas lúdicas son espacios orientados y habilitados para el descanso, aseo y en su caso, juego libre, con la intención de proporcionar un punto de espera en el que a través de juegos, material didáctico y demás insumos apropiados, se logre un clima neutral que favorezca el ejercicio pleno de los derechos de las niñas, niños y adolescentes y que, en su caso, le permitan manifestarse de manera libre y relajada destacando el cuidado de su salud emocional en los asuntos que le afecten y sean debidamente tomados en consideración sus opiniones en las actuaciones o actos en los que se vea involucrado.

El Protocolo de Actuación para quienes imparten Justicia en casos que involucren niñas, niños y adolescentes emitido por la Suprema Corte de Justicia de la Nación, al incluir en las consideraciones para el juzgador la creación de espacios de espera para los menores, propone advertir los espacios siguientes:

• Por donde pasará al entrar o salir del juzgado;

• El de espera, y

• El de desahogo de la diligencia De igual forma, refiere que cada uno de estos espacios tiene un fin distinto, aunque se estima conexo, debiendo considerarse las siguientes particularidades:

i. Sobre el espacio por donde pasará el niño, niña o adolescente es fundamental que éste no vea o escuche cosas que puedan causarle temor, no tener a la vista la rejilla de prácticas o personas privadas de la libertad, no tener contacto con el agresor o su familia, ni ser expuesto a ninguna agresión o acción intimidatoria.

ii. En relación con el espacio de espera, considerando que es en ese momento cuando pueden incrementarse los temores o angustias de la persona menor de edad, es importante que sean zonas que le permitan distraerse, mantenerse en calma, considerando aspectos como la privacidad, comodidad, limpieza y apacibilidad de aquél. En estos espacios de manera especial es importante que la niña, niño o adolescente esté acompañado por la persona de su confianza asignada por el juzgador, quien deberá apoyarlo a mantener la calma y brindarle información útil sobre lo que sucederá.

iii. Si bien escapa al objeto de este trabajo, pero dado el vínculo entre el espacio lúdico y aquel donde tendrán lugar las diligencias en que el menor deba intervenir, es relevante destacar que este último debe ser lo menos intimidante, que garantice la privacidad; que el registro de la diligencia sea visible y manejado con naturalidad y transparencia; asientos que permitan estar al mismo nivel del niño, niña o adolescente como una medida muy concreta para eliminar formalismos y tener a la mano los materiales de apoyo para la narrativa infantil y demás ajustes razonables a considerar.

Además de las consideraciones anteriores, en el espacio lúdico para descanso y aseo también debe procurarse lo siguiente:

• Físicamente el diseño de estos espacios debe contemplar las características de superficie, equipamiento y acondicionamiento que generen en el niño una sensación de bienestar, seguridad, protección y tranquilidad que le permitan expresar sus ideas, temores y manifestaciones.

• Eliminar aquellos elementos o aspectos que visual o auditivamente puedan impactar al niño, niña o adolescente que acude al tribunal u órgano administrativo para participar en alguna diligencia.

• Estar separados de las salas de espera para los adultos testigos, las partes o público.

• No deben ser accesibles a los imputados o procesados en asuntos del orden penal, ni estar a la vista de éstos. Tampoco deben ser accesibles a las personas que figuren como contraparte en el proceso o procedimiento de que se trate. • Contar con agua potable disponible para el menor y quien lo acompañe en su cuidado.

• Contendrá el mobiliario, materiales didácticos, juegos y juguetes necesarios. La elección de mobiliario y materiales está condicionada a la edad cronológica de los menores que concurren a él; se deben tomar en cuenta los niveles de desarrollo, intereses y diferentes tipos de expresión que se utilizan en cada etapa; también deben atenderse a los requerimientos propios del edificio que albergue los órganos jurisdiccionales o administrativos, según la afluencia de menores y edades registradas.

En general el equipamiento y distribución del espacio debe considerar:

1. Aire acondicionado.

2. Luces controladas, por ejemplo, tipo led y de bajo consumo de energía.

3. Espacios diferenciados y como mínimo los siguientes: Zona de acogida, espacios de juegos y sanitarios. Los espacios estarán organizados por rincones de juego: vivencial, reflexión, animación, expresión plástica, construcción, música y literatura infantil o juvenil; cambiador para menores de 4 años; todo lo anterior, según los requerimientos particulares de los órganos jurisdiccionales o administrativos donde deban instalarse y la disponibilidad inmobiliaria y presupuestal lo permitan.

4. Deberán disponer de un botiquín de primeros auxilios, resguardado fuera del alcance de los menores, debidamente cerrado.

5. La superficie mínima de espacio útil para el juego de la cámara lúdica debe ser de 10 metros cuadrados. La capacidad máxima instalada se establecerá aplicando la proporción de 2 metros cuadrados de espacio útil por usuario.

En la medida de lo posible, es recomendable que los espacios lúdicos se sitúen a la entrada de los edificios que alberguen órganos jurisdiccionales o administrativos que demanden su instalación (preferentemente la planta baja o a nivel de calle), con el fin de facilitar la evacuación de los niños, niñas o adolescentes, en caso de alguna situación de emergencia.

Se deben tomar las medidas para que las instalaciones cumplan la normativa vigente en materia de seguridad, higiene, sanidad, accesibilidad, protección civil y supresión de barreras arquitectónicas, así como otras condiciones en materia de edificación determinadas por la propia normativa, teniendo en cuenta la edad de las personas usuarias a las que va destinado el servicio; es obligatorio facilitar el acceso a los espacios y a las instalaciones a las personas con algún tipo de discapacidad, así como contar con un programa interno de protección civil.

Los modelos técnicos deben realizarse tomando en cuenta las diferentes edades de las niñas, niños y adolescentes, determinando así las dimensiones de los espacios lúdicos con la finalidad de cumplir con el objetivo de su instalación y funcionalidad, a partir de su demanda real, edades de los usuarios frecuentes y la disponibilidad inmobiliaria en el edificio a instalar. El Tribunal Superior de Justicia, cuenta con salas lúdicas con sedes en San Cristóbal de las Casas y el Juzgado de control, juicio oral y ejecución de sentencia especializado en justicia para adolescentes, con sede en Berriozábal , cuyo funcionamiento se encuentra establecido en el reglamento respectivo.

Conoce más

DIRECTORIO DE SALAS LÚDICAS

SALA LÚDICA DEL PALACIO DE JUSTICIA CON SEDE EN SAN CRISTÓBAL DE LAS CASAS, CHIAPAS.

Prolongación Insurgentes y 1a. Calle de los Pinos S/n., Palacio de Justicia, C.P. 29280 San Cristóbal de las Casa



SALA LÚDICA DEL JUZGADO DE CONTROL Y JUICIO ORAL CON COMPETENCIA EN EJECUCIÓN DE SENTENCIA ESPECIALIZADOS EN JUSTICIA PARA ADOLESCENTES, CON SEDE EN BERRIOZÁBAL .

Finca Villa Crisol, Municipio de Berriozábal, Chiapas, México, Km. 17.5 carretera Tuxtla-Berriozábal.

Teléfono y Fax: 01-961-65-6-14-27 C.P 219130

E-mail: juzgadoespecializado@live.com